ANIMAL RIGHTS IN

 

THE NEWS

Search

Mientras que el CoVid 19 deja cientos de muertos, Panamá sigue ignorando la causa del virus.

Updated: Jun 23, 2020


El CoVid 19 en Panamá ya ha cobrado casi 500 vidas, y ha contagiado a más de 21 mil personas panameños. Mundialmente esta pandemia infecto exitosamente a más de 21 millones de personas, dejando medio millón de muertos.


La principal causa de pandemias zoonóticas ha sido comprobado y es la cría de animales en cautiveria, lo que incluye la cría de gallinas, puercos y reses en mega granjas, y la cría para el consumo humano de otros especies de animales , como animales silvestres.


Esta vez, la pandemia vino de Asia, pero podría haberse originado perfectamente aquí en Panama. Se trata de una bomba de tiempo lista para explotar.


Esta vez, la pandemia vino de Asia, pero podría haberse originado perfectamente aquí o en cualquier otro país donde se consumen animales.


Fuera del hecho que consumir proteínas animales (carne, lácteos, y huevos) no es necesario para mantener una buena salud, y que de hecho es muy in-saludable y causa de muchas enfermedades, éticamente no es justo tomar la vida de un ser sintiente para (in-saludablemente) alimentar a un ser humano: un placer del paladar de tan solamente diez minutos causa el fin a la vida de un ser vivo, mientras suben los riesgos de enfermedades cardiacos, diabetes, presión alta, obesidad, problemas de digestión y muchas enfermedades más, con cada vez que comemos proteínas animales. Comer carne es malo para la salud.


De la falta de ética en comer animales y sus excreciones aquí no voy a hablar más. Le puedo informar, pero usted maneja su propia consciencia.


Tampoco voy a hablar sobre temas como la destrucción de nuestro medio ambiente, causada por la agricultura animal, y del calentamiento global que está por terminar con la Tierra como resultado de nuestras acciones.


Vamos a hablar únicamente sobre lo que mas nos está impactando en el momento: la pandemia del CoVid19 y cuales son sus causas.


Cómo podemos evitar que nos llegan nuevas pandemias, tal vez hasta más letales que el CoVid19.


Panamá es un destino importante para el tráfico de “mascotas” exóticas, incluidos primates, reptiles y anfibios. Estos animales se comercializan y transportan legal e ilegalmente para su venta y mantenimiento en los hogares de los ciudadanos de la UE, de los EEUU, y de la gente local, sin controles sanitarios.


Los comerciantes no adoptan ninguna de las disposiciones de seguridad preventivas requeridas en otras industrias. Es posible que los animales se hayan mantenido en condiciones similares a las de los mercados húmedos de Asia o África, antes de ser transportados. Se trata de una bomba de tiempo lista para explotar.

Otra causa importante de la propagación de enfermedades animales transmisibles a los humanos, las zoonosis, es la presión sobre la biodiversidad. Los cambios en el uso de la tierra y el mar y la pérdida de hábitat, especialmente para la intensificación de la cría de animales, provocan interacciones más frecuentes y más cercanas entre los animales (de “granja” y salvajes), los humanos y los ecosistemas. Las zoonosis emergen regularmente como resultado de lo que ahora, por desgracia, es la norma en la producción de alimento en las zonas más desarrolladas del mundo: la ganadería intensiva.

Los miles de millones (billones, si consideramos a los peces en la acuicultura) de animales de granja son reservorios y vías para enfermedades que pueden ser peligrosas, si no devastadoras, para los humanos.

En un informe de 2008 sobre la cría industrial de animales de granja en Estados Unidos, la Comisión Pew advirtió sobre los riesgos "inaceptables" para la salud pública que plantea la agricultura animal industrializada. Un estudio más reciente encontró que "desde 1940, las factores atribuidos a la agricultura se asociaron con más del 25% de todas las enfermedades infecciosas que surgieron en los humanos, y 50% de las zoonóticas, proporciones que probablemente aumentarán a medida que la agricultura se expanda e intensifique".

Además del horrendo impacto de la ganadería intensiva en los animales, su potencial como foco de zoonosis es devastador. Los virus de la influenza A, que pueden causar pandemias humanas, son hospedados por las especies más criadas en todo el mundo: aves de corral y cerdos. Setenta mil millones de pollos y 1,5 mil millones de cerdos son sacrificados cada año en el mundo.


Las cepas asiáticas de "gripe aviar" H7N9 y H5N1, que se originaron en aves de corral, han sido responsables de la mayoría de las enfermedades humanas en todo el mundo, tanto en términos de gravedad como de mortalidad.

Los cerdos pueden actuar como "depósitos de mezcla", infectándose al mismo tiempo con los virus de la gripe aviar y humana. Si esto sucede, los genes de estos virus diferentes pueden combinarse y dar lugar a un nuevo virus capaz de causar pandemias de influenza. En 2009, un virus de influenza A H1N1 con genes de cerdos, aves y humanos causó la primera pandemia en más de 40 años. Ahora es un virus de la gripe humana estacional que continúa circulando en todo el mundo.

Los virus no son la única amenaza. Una gran variedad de bacterias zoonóticas son hospedadas por animales de granja. La OMS estima que, a nivel mundial, 111 millones de casos anuales de enfermedades de transmisión alimentaria son causados ​​por diversas cepas de E. coli, al menos 95,5 millones de casos por Campylobacter y 80 millones de casos por Salmonelosis.

Y esto no es todo. El tratamiento de enfermedades de animales de granja criados en condiciones intensivas requiere un uso masivo de antimicrobianos, lo que contribuye enormemente a lo que la OMS ha descrito como "una de las mayores amenazas para la salud mundial, la seguridad alimentaria y el desarrollo en la actualidad": la resistencia antimicrobiana.

Solo tenemos que culparnos a nosotros mismos. Los animales salvajes y domésticos han sido portadores de virus y bacterias durante milenios. Lo que ha cambiado es la forma en la que los humanos interactuamos con ellos.

Los animales no piden terminar en mercados húmedos. No piden ser intercambiados, transportados y mantenidos en cautividad como mascotas.


No piden ser criados en granjas intensivas. Y a pesar de la evidencia científica inequívoca sobre los riesgos para la salud pública, la industria y los gobiernos han mantenido los ojos cerrados.

Ahora o nunca Pero hay esperanza en el horizonte. La actual pandemia de la COVID-19 ha sido una dramática muestra de que la forma en que tratamos a los animales con los que compartimos el planeta tiene consecuencias que no podemos seguir ignorando.


Medidas por tomar

1. Necesitamos una nueva Estrategia de Biodiversidad para Panamá, la que igual que la de UE, debe incluir acciones específicas para combatir el tráfico de fauna salvaje y regular de manera efectiva el comercio de animales exóticos. (prohibir,ponerle fin. )


2. Con una estrategia De la Granja a la Mesa podemos y debemos desempeñar un papel muy importante en la protección de la salud humana y animal frente al riesgo creciente de pandemias y resistencia a los antimicrobianos, causada por la ganadería intensiva.


3. Dicha estrategia debe incluir medidas concretas para promover un cambio hacia dietas más saludables basadas en plantas, y deber de incluir la educación por parte del gobierno Panameño al público, empezando en las escuelas del país.


4. Debemos crear un fondo para apoyar un cambio desde la producción de animales hacia la producción de proteínas en base de plantas, y proteínas animales en base de células madre. Hay que crear subsidios para que granjas de leche se pueden convertir en granjas de leche en base de plantas, o en granjas de producción de agricultura. Tanto en los EEUU como en Europa hay muchas granjas convertidas en santuarios, donde ahora siembran productos saludables en vez de animales. Conozco la historia de un granjero de gallinas, que cambió sus gallinas por una cría de hongos comestibles. Y la historia de una finca de leche que ahora produce leche de soya y de avena.


La 'Carne Limpia' se produce en laboratorios de fermentación parecidos a las fábricas de queso y de cerveza. La carne que se produce, esta hecha en base de una sola célula madre de un animal. Puede ser sacada de una pluma de una gallina carnosa, para en base de esta célula madre crear "nuggets" con la misma apariencia y sabor del pollo que conocemos, pero SIN los antibióticos, la crueldad, la contaminación y el riesgo siempre creciente de más y peores pandemias como el COVID 19.


La gallina NO sufre ningún daño, y puede seguir viviendo. Mientras que usted come carne que no le hace daño ni a su salud, ni al medio ambiente, ni al pobre animal.


Para más información escribenos

6 views0 comments